Hot Best Seller

The Diary of a Resurrectionist (Illustrated Edition) PDF, ePub eBook

4.6 out of 5
30 review

The Diary of a Resurrectionist (Illustrated Edition)

Availability: Ready to download

File Name: The Diary of a Resurrectionist (Illustrated Edition) .pdf

How it works:

1. Register a free 1 month Trial Account.

2. Download as many books as you like (Personal use)

3. Cancel the membership at any time if not satisfied.


The Diary of a Resurrectionist (Illustrated Edition) PDF, ePub eBook The Diary of Resurrectionist 1811-1812 to which are Added an Account of the Resurrection Men in London and a Short History of the Passing of the Anatomy Act. First published in 1896.

30 review for The Diary of a Resurrectionist (Illustrated Edition)

  1. 4 out of 5

    S. Barker

    Para los que no sepáis nada de mí, os contaré que yo estudié medicina en una universidad cuya asignatura de Anatomía constaba del triple de créditos que el resto de las asignaturas. Puede que decir que Anatomía me arruinó la vida sea una exageración, pero sí que supuso un duro golpe en mi autoestima y mi salud mental. Desde entonces, en mi cabeza, esa materia está revestida de cierta amargura. Este libro me atrajo más por el aspecto siniestro de los asaltatumbas que por las ilustraciones anatómi Para los que no sepáis nada de mí, os contaré que yo estudié medicina en una universidad cuya asignatura de Anatomía constaba del triple de créditos que el resto de las asignaturas​. Puede que decir que Anatomía me arruinó la vida sea una exageración, pero sí que supuso un duro golpe en mi autoestima y mi salud mental. Desde entonces, en mi cabeza, esa materia está revestida de cierta amargura. Este libro me atrajo más por el aspecto siniestro de los asaltatumbas que por las ilustraciones anatómicas que no podrían haberse realizado sin ese conocimiento que me vi obligada a adquirir hace 10 años. Pero sin embargo, pasando las páginas una a una he recordado el amor a esas imágenes detalladas que reflejan la complejidad biológica que nos construye, sus múltiples capas y sus entramados. Una delicia. En cuanto al texto, hablando ya menos subjetivamente, resulta extremadamente interesante el análisis histórico del libro original (que en mi opinión la introducción moderna pisa en varios puntos, haciéndose innecesaria). A pesar de cierto tufillo puritano que conserva el académico, el análisis es detallado y esclarecedor. El diario, si bien carece de morbosidad, sirve a mi parecer como contrapunto práctico frente a la moralidad del académico y de la sociedad: algo que resulta tan deleznable para unos es descrito con la monotonía de un libro de cuentas por el resurreccionista. Una lectura muy interesante. Y una crítica que me ha quedado muy pedante. Jeje.

  2. 5 out of 5

    Ярослава

    “The complaint as to the scarcity of bodies for dissection is as old as the history of anatomy itself” – це розкішна перша фраза, що за рівнем наближається, мені здається, до класичного “It is a truth universally acknowledged”. А річ ось у чім: у Британії, на відміну від континенту, до 1832 року студенти-медики могли препарувати виключно трупи страчених злочинців, та й то не всіх. Отже, перед медичними навчальними закладами постала непроста дилемка: або випускати у світ хірургів, які уявляють лю “The complaint as to the scarcity of bodies for dissection is as old as the history of anatomy itself” – це розкішна перша фраза, що за рівнем наближається, мені здається, до класичного “It is a truth universally acknowledged”. А річ ось у чім: у Британії, на відміну від континенту, до 1832 року студенти-медики могли препарувати виключно трупи страчених злочинців, та й то не всіх. Отже, перед медичними навчальними закладами постала непроста дилемка: або випускати у світ хірургів, які уявляють людську анатомію виключно з картинок, або добувати трупи нелегальними шляхами (від розкопування могил до вбивства). Це видання містить щоденник члена банди, яка добувала трупи для студентів, але він якраз малоцікавий (просто перелік, скільки, коли й за яку ціну добув), натомість тогочасна вступна стаття прекрасна, купа глючних деталей: - Наприклад, що Бентам, відомий нам Паноптиконом, заповів себе на розтин, і щоб потім із нього зробили мумію і тримали в університеті. Вона досі живе в University College London; - Що ціна на трупи дорослих була за штуку, а на трупи немовлят – за дюйм; - Коли одні постачальники підозрювали, що студенти зраджують їм із іншими постачальниками, вони могли увірватися в анатомічку й порізати всі препарати, аби тим довелося накупити нових. І т.д., і т.п. Химерна така сторінка в історії.

  3. 4 out of 5

    Wendy

    Resurrectionists, also called "resurrection men", "body snatchers" or "the sack-'em-up gentlemen" (which incidentally would make a decent name for a steampunk band) were the prime supplier of cadavers to anatomy schools and instructors through the 18th and early 19th century. Correction...I meant they were the primary suppliers in the *UK* during those times. Because while medical schools on the Continent enjoyed regular specimen donations from poorhouses and hospitals, British law retained "bod Resurrectionists, also called "resurrection men", "body snatchers" or "the sack-'em-up gentlemen" (which incidentally would make a decent name for a steampunk band) were the prime supplier of cadavers to anatomy schools and instructors through the 18th and early 19th century. Correction...I meant they were the primary suppliers in the *UK* during those times. Because while medical schools on the Continent enjoyed regular specimen donations from poorhouses and hospitals, British law retained "bodily dissection" as part of the ceremonial mutilation of the bodies of executed criminals, and understandably the general public saw this practice in a very poor light. And thus was created the perfect economic environment for corpse-snatching until the early 1830s, when legislation was passed to allow for more legal means of scientific specimen appropriation (euphemisms mine). It's interesting stuff, and nicely laid out here. Between the historical analysis and citations from newspapers and interviews from the early 19th century, this is quite the fascinating read. Many modern books that touch on the topic of body-snatching in the UK cite this document liberally--and why not? Where else are you going to find actual diary entries by an anonymous resurrectionist who, on 22 Sept 1812, apparently "got paid L4 4 0 for the above [corpse] a very queer one, received but two Guineas for the one at Barth. would not do for Lecture, Sett. each man's share L1 16s. 6d., at night the party went to Weigate, the thing [corpse] bad [rotten]." And so on.

  4. 5 out of 5

    Nicki Markus

    I read this book as research for my next novel, and it was very interesting. The diary itself, read alone, would not have had much to offer, but the text preceding it, outlining this history of grave-robbing for anatomical study, was useful and would be of interest to anyone looking to find out more about the subject. At the very least, it's a good starting point.

  5. 5 out of 5

    C.L. Raven

    we're currently writing a book about the resurrectionists (although set in Edinburgh) and came across this during our research. Most of the book delves into the history of the resurrectionists and why doctors needed them, which is great if you don't know a lot about them. It's a fascinating subject and shows just how stuck the doctors were. They needed bodies to dissect so their students could learn, but the gallows weren't providing enough, so they had to turn to the resurrectionists. The resur we're currently writing a book about the resurrectionists (although set in Edinburgh) and came across this during our research. Most of the book delves into the history of the resurrectionists and why doctors needed them, which is great if you don't know a lot about them. It's a fascinating subject and shows just how stuck the doctors were. They needed bodies to dissect so their students could learn, but the gallows weren't providing enough, so they had to turn to the resurrectionists. The resurrectionists could then charge them whatever they liked and even forced the doctors to pay if one of them was sent to jail. The final part of the book is the diary of resurrectionist Joseph Naples. It gives an intriguing insight into the life of a resurrectionist, including the language they used - corpses were called 'things' - how much they got per body, what they dug up and who they sold them to. It even included details such as 'stayed home all night', which members of the gang got drunk, where they met and our favourite line: 'Ben (a fellow gang member) got drunk and disappointed the party'. It's well worth a read for anyone with an interest in the resurrection men, or even in history in general.

  6. 4 out of 5

    SergioMar

    Este bonito libro se compone de un repaso a la historia de los llamados resurreccionistas (ladrones de cadáveres para surtir a las academias de anatomía), y escueta historia de los anatomistas desde el XVIII hasta la época en que data el dicho diario. Es un simple repaso. Historia breve, como la que se podría encontrar en los sueltos de un dominical. Esta parte del libro habla mucho sobre cuestiones legales surgidas a raíz de la alarma social provocada por las fechorías cometidas por los resurre Este bonito libro se compone de un repaso a la historia de los llamados resurreccionistas (ladrones de cadáveres para surtir a las academias de anatomía), y escueta historia de los anatomistas desde el XVIII hasta la época en que data el dicho diario. Es un simple repaso. Historia breve, como la que se podría encontrar en los sueltos de un dominical. Esta parte del libro habla mucho sobre cuestiones legales surgidas a raíz de la alarma social provocada por las fechorías cometidas por los resurreccionistas, el miedo popular a ser exhumado y diseccionado, etc. Sobre la parte humana no hay mucho más. El diario se lee en diez minutos, porque ocupa una mínima parte del volumen, y siento aguar la fiesta, pero es tremendamente prosaico. Con el resumen que voy a hacer ahora os basta, pues más allá de su importancia histórica, carece de total interés. Que no os engañen en el cebo de introducción y sinopsis que se ha añadido; no es ni terrorífico, ni espeluznante, ni gótico, ni detalles escabrosos, ni explicaciones de cómo se realizaban las exhumaciones, ni aventuras que con toda seguridad tuvieron que surgir de dichas actividades. No es un diario literario. Es un simple diario del recuento de muertos efectuado, y el precio obtenido a cambio. Si el autor del diario hubiese tenido un ordenador con su EXCEL, sin duda lo habría preferido. Ahí va el resumen: hemos conseguido ocho cuerpos / en casa todo el día borrachos / pelea en el bar / Fulanito no ha podido venir / Zutano se ha emborrachado / Tres cuerpos y diez chelines / Ocho cuerpos y tanto dinero /. No hay nada espectacular en este libro más allá de la curiosidad, y la magnífica presentación que tiene. Todo muy chuli estéticamente. El contenido, bastante decepcionante. Que alguien invente un certamen de premios para las editoriales que mejor saben vender el pescao. Valdemar lo hace muy bien. Esta editorial, que desconocía, "La Felguera", parece que también. Sin duda, es mi premiada del mes. Muy bien vendido el pescado, si señor.

  7. 5 out of 5

    Atram_sinprisa

    Diario de un resurreccionista viene a ser un libro de cuentas de su autor original: como si se tratase de patatas, registra el número de cadáveres obtenidos en una serie de días de 1811 y 1812, los lugares de obtención, de recogida, y el dinero obtenido con ello. Quizá esa monotonía es lo que más pone los pelos de punta, que aunque un muerto es un cuerpo sin más, no deja de ser la carcasa vacía de lo que fue un ser con alma. A mayores del diario, encontramos dos textos que nos ubican en el moment Diario de un resurreccionista viene a ser un libro de cuentas de su autor original: como si se tratase de patatas, registra el número de cadáveres obtenidos en una serie de días de 1811 y 1812, los lugares de obtención, de recogida, y el dinero obtenido con ello. Quizá esa monotonía es lo que más pone los pelos de punta, que aunque un muerto es un cuerpo sin más, no deja de ser la carcasa vacía de lo que fue un ser con alma. A mayores del diario, encontramos dos textos que nos ubican en el momento y en el lugar con datos curiosos y amenos. Me quedo, cómo no, con el primero de los dos firmado por Juan Mari Barasorda, no solamente un experto en esta época, sino también un brillante comunicador.

  8. 5 out of 5

    Alberto

    Cómo no me va a gustar esto, si a mí me molan los atlas de anatomía y aquí hay dibujos anatómicos a patadas. Eso sí, lo que viene a ser el diario no es que tenga mucha miga, sólo sirve para hacerse a la idea del trasiego de cadáveres que movían los resurreccionistas. Lo que es más interesante es el prólogo del editor (James Blake, el que escribió el diario se presupone que fue un tal Jack Naples), donde narra unas cuantas anécdotas sobre el tema y da una perspectiva histórica. Vamos, que si te i Cómo no me va a gustar esto, si a mí me molan los atlas de anatomía y aquí hay dibujos anatómicos a patadas. Eso sí, lo que viene a ser el diario no es que tenga mucha miga, sólo sirve para hacerse a la idea del trasiego de cadáveres que movían los resurreccionistas. Lo que es más interesante es el prólogo del editor (James Blake, el que escribió el diario se presupone que fue un tal Jack Naples), donde narra unas cuantas anécdotas sobre el tema y da una perspectiva histórica. Vamos, que si te interesa el tema te va a gustar.

  9. 4 out of 5

    Joleen

    Fascinating! It's amazing that anyone remained buried in the early part of the 19th Century!

  10. 4 out of 5

    Rebeca F.

    Una verdadera joyita para los amantes de la historia, medicina en general, anatomía, el lado oscuro de la sociedad británica durante los siglos XVIII y XIX y tanatoantropología, pues aunque ofrece un breve repaso al surgimiento e historia de los llamados Resurreccionistas, quienes robaban cadáveres para suplir las escuelas de anatomía en el Reino Unido previo a la promulgación de la Ley de Anatomía en 1832, que puede resultar superficial para quienes están realmente interesados en el tema, llega Una verdadera joyita para los amantes de la historia, medicina en general, anatomía, el lado oscuro de la sociedad británica durante los siglos XVIII y XIX y tanatoantropología, pues aunque ofrece un breve repaso al surgimiento e historia de los llamados Resurreccionistas, quienes robaban cadáveres para suplir las escuelas de anatomía en el Reino Unido previo a la promulgación de la Ley de Anatomía en 1832, que puede resultar superficial para quienes están realmente interesados en el tema, llega presentado en una edición preciosa, con interesantes fotografías e ilustraciones. Una lectura fascinante, aunque está claro que el tema da para mucho más, que atrapará la atención incluso de aquellos sin acercamientos previos al mundo de los ladrones de cuerpos.

  11. 4 out of 5

    Abby

  12. 4 out of 5

    Joyce

  13. 5 out of 5

    Bastian Greshake Tzovaras

  14. 4 out of 5

    Megan

  15. 5 out of 5

    Guillermo Granado Roncero

  16. 4 out of 5

    Sem

  17. 5 out of 5

    Elias

  18. 4 out of 5

    Jackie

  19. 4 out of 5

    John Elliott

  20. 4 out of 5

    LLoymi

  21. 5 out of 5

    Javier Estévez

  22. 4 out of 5

    Michelle

  23. 5 out of 5

    Daniela

  24. 5 out of 5

    Abbi

  25. 4 out of 5

    Allegra Byron

  26. 4 out of 5

    Gary Dale

  27. 4 out of 5

    Jackie

  28. 4 out of 5

    Emilio J

  29. 5 out of 5

    Wendy Trimboli

  30. 4 out of 5

    Deina

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...
We use cookies to give you the best online experience. By using our website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.